Skip to main content
Jueguetes-Sexuales-1024x538

Juguetes sexuales que cualquier mujer puede usar en público

¿Te acabas de comprar un juguete sexual en una sexshop y te mueres por llegar a casa y probarlo? ¿O tienes las hormonas un poco alborotadas y te apetece disfrutar de él en cualquier parte? Sea cual sea tu situación, deberías saber que es fácil disfrutar del placer sexual estés donde estés, dado a que existen en el mercado algunos juguetes que puedes usar incluso en público.

¿Quieres saber cuáles son? Entonces, eres del equipo impaciente. O exigente. Porque, al fin y al cabo, ¿por qué no ibas a darte lo que necesitas?

Un poco de relax. Porque si estás así, no tienes más que echar un ojo a lo que te contamos en este post. ¡Allá va!

Vibrador manos libres

Existen vibradores realmente pequeños que se pueden ajustar debajo de los labios vaginales y que no se mueven de su sitio, incluso aunque camines, te sientes en el transporte público, o tomes asiento y te levantes en tu silla del trabajo. Mientras estás llevando a cabo cualquier tarea, puedes poner la función vibradora que desees en ese momento y disfrutar. Hacer los trabajos más aburridos puede ser muy distinto con este pequeño vibrador dándote placer.

Bolas chinas

Este juguete no sólo es placentero como el que más, sino que también te ayudarán a hacer ejercicios Kegel, que fortalecerán el suelo de tu vagina. Y lo cierto es que son una inagotable fuente de placer. Disfruta de tu silla giratoria como nunca antes lo has hecho…

Además, si esperas llegar

large

La mitad de los jóvenes japoneses son vírgenes

Dicen que una pequeña parte de los asiáticos que visitan la Ciudad Condal opta por visitar un puticlub en Barcelona, puesto que nuestras profesionales del sexo tienen fama de ser muy buenas. Sin embargo, parece que esto no es algo generalizado entre los jóvenes japoneses, dado que un estudio llevado a cabo por el gobierno ha revelado que el 42% de los varones japoneses de entre 18 y 34 años, y el 44’2% de las mujeres de la misma franja de edad son vírgenes.

El hentai y la independencia de la mujer, dos factores clave

La respuesta del gobierno japonés es que la economía está estancada y que hay un claro cambio de hábitos por parte de la sociedad. Al parecer, los jóvenes japoneses prefieren buscar placer en aficiones como el manga y el anime, donde encontramos el hentai, es decir, manga y anime de carácter erótico o pornográfico. El motivo principal es que es más fácil, accesible y cómodo, ya que no tienen que enfrentarse a personas reales ni llevar a cabo relaciones que puedan complicarles la vida.

Por otro lado, también apuntan que las mujeres están cada vez menos interesadas en formar una familia y retirarse de su profesión para ser amas de casa. En su lugar, prefieren optar por seguir alimentando su carrera profesional. En Japón, donde el hombre mide su virilidad por el sueldo que es capaz de llevar a casa, el miedo que se tiene a que la mujer pueda ganar más es considerable, por

sexo

Un supersalido muy a lo Sheldon Cooper

Siempre hemos tenido la imagen del típico científico loco y experto en cualquier tipo de fórmula química como un depravado sexual. Pero ¡ojo! No siempre las intuiciones fallan…

El otro día, pasando consulta en el centro de masajes eróticos para el cuál trabajo apareció un tipo un tanto extraño. De ojos saltones, pelo semi-largo y engominado hacia atrás. La camiseta del sr Spock denotaba su fanatismo por las series estilo Star Trek  y todo lo relacionado en los comics.

Deportivas negras, pose desgarbada y un estilo un tanto “freak” me hizo intuir que tenía a un Sheldon Cooper en potencia en mi consulta… La cosa iba a ser divertida, de veras.

Juan, o como me dijo que le llamase, Jon, es uno de los más prominentes profesiones de física quántica en la Universidad de Barcelona y científicos más prometedores de España.

Jon se desnudó entero, se aseó en las duchas que disponemos y yo me dispuse con él en la misma para hacer más divertido aquella situación. ¡Menuda tranca se gasta el profesor!

Comencé a acariciarle, y él me preguntó si podía mantener relaciones conmigo, puesto que mis tetas le estaban haciendo crecer ese bicharraco que tenía en la entrepierna. Le comenté, que no había problema, tan solo debía de contratar un servicio extra (obviamente aceptó).

cientídico-sexy

Lo dicho, yo comencé a tocarle y a masajearle por todos los lados, y mi deseo por ser penetrada y follada por este espécimen crecían en mí ¡Dios que cachonda me estaba poniendo!

Nos …

masaje inesperado

Una noche de masaje improvisado

Siempre había sido muy reacio a registrarme en estas nuevas aplicaciones donde conocer gente. Pero aquel día, no sé, estaba especialmente curioso y deseoso por conocer a la mujer de mis sueños. Mi intención principal era, como imaginaréis, para pasar el rato. Aunque si accedía a más encuentros, ¿por qué no disfrutar de encuentros placenteros y esporádicos?

Así que entré. Me puse un pseudónimo para así evitar cruzarme en esta red con gente conocida. Una foto en la que no se me viera completamente bien, de espaldas, pero que se intuyese que un buen rato conmigo era posible pasar, que iban a estar a gusto entre mis fuertes y grandes brazos.

Me curré un buen perfil: ingeniero, con humor, que busca una relación estable (por qué no), al que le gusta la playa, adora a los perros y una velada a la luz de las velas. Me dirigí al filtro y busqué las mujeres de Barcelona que fuesen rubias entre los 28 y 35 años.

Y así fue como encontré a Sherezade. Rubia, ojos verdes, labios carnosos. El flechazo fue mutuo y no dejamos de hablar durante horas. Resultó vivir a pocas calles de mí, así que fui valiente y le pedí una cita la noche siguiente.

cita

Quedamos en un bar cercano. La reconocí por sus ojos verdes, aunque lo que más me llamó la atención de ella fue su minifalda roja que le hacían unas piernas largas de lo más bonitas.

Estuvimos durante más de 2 horas hablando

masaje erotico

Una aventura laboral, a dos manos

Admitámoslo, a todos nos puede la erótica de poder. ¿Quién no ha soñado en algún momento de su vida laboral con acostarse con su jefe/a? ¡Pocos pueden responder que no a esta pregunta! Se dice que el sexo y el trabajo no son una buena idea, pero si eres una escort, la perspectiva del sexo cambia y te parece un intercambio más entre dos personas.

En este caso, entre tres personas. Comenzaba a trabajar en un gran bufete de abogados con dos de los socios de la firma. Estaba de lo más emocionada por poder llevar junto a ellos uno de los casos más importante de aquel año. Pronto, me di cuenta que, entre tanta reunión y e-mail, los dos socios me miraban cualquier parte de mis senos, de mi culo o de mis labios con excesivo deseo, no es que me extrañara, yo había trabajado como masajista en un centro de masajes eroticos barcelona  y ya sabia del poder de mi cuerpo respecto a los hombres.

Lo hacían a la vez, el mirarme, sin cortarse y con ganas de que y les devolviera las miradas. Al principio, me corté; pero con el tiempo, me pareció un juego de lo más picante.

 

Encuentro en un hotel

Así que, entre despacho y bajo las mesas, les tocaba con mis piernas a ambos en la entrepierna, y no paraban de soñar con llevarme a la cama. En una de esas reuniones, los dos me lo propusieron.

Llevaban tiempo pensándolo, querían …