Consejos para el sexo después de ser padres

Después de ser padres, puede ser muy complicado volver a disfrutar del sexo. Y el mejor consejo que te pueden dar no es el de citarte con putas en Barcelona o hacer tríos con estas chicas y con tu pareja.

 

Nosotros hemos considerado que la bloguera australiana Constance Hall, que tiene más de un millón de seguidores en Facebook, ha compartido con todos ellos una serie de consejos muy útiles al respecto, para volver a disfrutar de la intimidad en pareja.

 

“La semana pasada, entrevisté a alguna gente para hablar de sexo”, explicaba en un post. “Me interesa en particular cómo evolucionan las relaciones sexuales femeninas a largo plazo”. Al parecer, debido a esto, se puso en contacto con la sexóloga Nikki Goldstein sobre el porqué de la pérdida de apetito sexual. Y explica que lo que pudo sacar en claro es que los juegos postcoitales son la respuesta.

 

“Se suele pensar que el sexo termina una vez el hombre ha eyaculado su amado sirope, de sa la vuelta y a dormir… ¡Levantad, chavales! ¿Sabéis qué? ¡No todo gira alrededor de vosotros! Los dedos, la boca y los juguetes sexuales son el camino para el futuro, aunque sé que es duro aceptar que el glorioso pene raramente acaba el trabajo.”

 

Con todo esto, la bloguera insta a los hombres a fijarse más en las necesidades de las mujeres. Por ello, hace alusión no sólo a los juegos postcoitales, sino también, a los juguetes sexuales.

 

De hecho, si te interesa el sector del juguete erótico, descubrirás que existe un amplio abanico de posibilidades. Y que, al contrario de lo que se suele creer, no consiste sólo en juguetes orientados a satisfacer el deseo sexual de las mujeres; en realidad, ya es posible encontrar muchos que los hombres también pueden utilizar para aumentar el placer que experimentan durante el encuentro sexual.

 

¿Qué te parece esta idea? En realidad, los juegos postcoitales y los juguetes eróticos son un mundo desconocido para muchas parejas que, una vez les dan una oportunidad, les ayudan a redescubrir el placer del sexo.