Skip to main content
masajes-erticos

Relax inesperado

Muchas veces había pasado por ese local nuevo que habían abierto en la calle de mi oficina.

Con mucho revoloteo de gente a la hora de comer, nunca me había parado a mirar qué podía ofrecer para atraer a tanta gente. Una tarde, después de un día tenso con el jefe y de que un cliente me gritara, salí de la oficina antes de hora. Me encendí un cigarro nada más pisar la calle. Ya había tenido suficiente por un día. No tenía ningunas ganas de volver a casa. Sólo me esperaban unas cajas de cerveza y una montaña de desorden. Lo habitual.

Ese pitillo me supo a poco. Me fumé otro mientras veía que un hombre entraba en ese negocio nuevo. “Masajes”, anunciaba el cartel. ¡Dios, sí! Un masaje me quitaría la tensión de todo el día, y del trimestre en general. Entré sin pensármelo mucho. Dentro, un montón de chicas con bata blanca arremolinadas alrededor del mostrador. Fotos de gente tumbada boca abajo en camillas inundaban las paredes, aunque la luz del local era más bien tenue, como la que esperas encontrar en un bar de copas por la noche.

Pregunté por los servicios, y me dejaron escoger a la masajista. Elegí una chica menudita, pero que tenía el pelo muy largo y rizado. Había algo en ella que me hacía desinhibirme de todo el peso que llevaba en la mente. Me llevó a una habitación con camilla, cojines y un surtido de aceites. Me quité …

masaje erotico

Una aventura laboral, a dos manos

Admitámoslo, a todos nos puede la erótica de poder. ¿Quién no ha soñado en algún momento de su vida laboral con acostarse con su jefe/a? ¡Pocos pueden responder que no a esta pregunta! Se dice que el sexo y el trabajo no son una buena idea, pero si eres una escort, la perspectiva del sexo cambia y te parece un intercambio más entre dos personas.

En este caso, entre tres personas. Comenzaba a trabajar en un gran bufete de abogados con dos de los socios de la firma. Estaba de lo más emocionada por poder llevar junto a ellos uno de los casos más importante de aquel año. Pronto, me di cuenta que, entre tanta reunión y e-mail, los dos socios me miraban cualquier parte de mis senos, de mi culo o de mis labios con excesivo deseo, no es que me extrañara, yo había trabajado como masajista en un centro de masajes eroticos barcelona  y ya sabia del poder de mi cuerpo respecto a los hombres.

Lo hacían a la vez, el mirarme, sin cortarse y con ganas de que y les devolviera las miradas. Al principio, me corté; pero con el tiempo, me pareció un juego de lo más picante.

 

Encuentro en un hotel

Así que, entre despacho y bajo las mesas, les tocaba con mis piernas a ambos en la entrepierna, y no paraban de soñar con llevarme a la cama. En una de esas reuniones, los dos me lo propusieron.

Llevaban tiempo pensándolo, querían …