¿Puede un dildo beneficiar la vida en pareja?

El consolador es un objeto del que se debe hablar mucho más abiertamente, ya que puede tener muchos beneficios tanto para el individuo como para la pareja. E incluso, en relaciones sexuales con profesionales del sexo como putas en Barcelona. Los auxiliares del amor vienen en todas las formas y tamaños y tal vez sea difícil elegir cuál funciona para quien esté interesado.

 

Sin embargo, dejando de lado por un momento la riqueza de la elección al comprar un consolador, debemos explorar por qué es una buena idea comprar un juguete sexual como este.

 

Un consolador se puede utilizar de muchas maneras para estimular a ambos miembros de la pareja. El acto de la masturbación permite a una persona explorar por sí misma lo que le gusta y cómo le gusta. Usar un consolador es una extensión de esto, y puede ayudar a aprender cómo llegar a diferentes tipos de orgasmos.  

 

Este conocimiento se puede transmitir de manera posterior a las relaciones sexuales que tengamos con otras personas, lo cual lleva fácilmente a una mejor conexión, relación amorosa y sexual. Y, al final, deja a todos más contentos y con una satisfacción evidente.

 

Además, en conversaciones sobre sexo con otras personas, también es importante que compartamos esta información con la finalidad de asegurarnos de que esta persona también cumple las necesidades sexuales de su pareja. Y todo, con la finalidad de que todos seamos más felices después de cada encuentro sexual y, también, a largo plazo.

 

Hablando de parejas, también es cierto que la exploración no tiene que hacerse sola. Los consoladores se pueden utilizar como juegos preliminares o como ayuda sexual para permitir que ambos miembros aprovechen al máximo el proceso de hacer el amor.

 

Una pareja que quiere excitarse lentamente podría usar las suaves vibraciones de un consolador de silicona y también mantiene el calor corporal para estimularse entre sí. En una parte sensible del cuerpo, una ayuda como ésta permite a la pareja excitar muy suavemente el área sin aplicar mucha presión.

 

El uso de un consolador para hacer el amor puede quitarle la presión al hombre -un pensamiento que tenemos arraigado, pero también, machista- para actuar todo el tiempo y que incluso así pueda satisfacer a su pareja, mientras que ambos se divierten. Los juguetes sexuales son geniales tanto para el auto-placer como para ayudar al sexo y deben ser parte de la vida sexual de cualquier pareja.

 

En resumen: sí, los dildos pueden beneficiar la vida sexual de una pareja.