Skip to main content
sexo

Un supersalido muy a lo Sheldon Cooper

Siempre hemos tenido la imagen del típico científico loco y experto en cualquier tipo de fórmula química como un depravado sexual. Pero ¡ojo! No siempre las intuiciones fallan…

El otro día, pasando consulta en el centro de masajes eróticos para el cuál trabajo apareció un tipo un tanto extraño. De ojos saltones, pelo semi-largo y engominado hacia atrás. La camiseta del sr Spock denotaba su fanatismo por las series estilo Star Trek  y todo lo relacionado en los comics.

Deportivas negras, pose desgarbada y un estilo un tanto “freak” me hizo intuir que tenía a un Sheldon Cooper en potencia en mi consulta… La cosa iba a ser divertida, de veras.

Juan, o como me dijo que le llamase, Jon, es uno de los más prominentes profesiones de física quántica en la Universidad de Barcelona y científicos más prometedores de España.

Jon se desnudó entero, se aseó en las duchas que disponemos y yo me dispuse con él en la misma para hacer más divertido aquella situación. ¡Menuda tranca se gasta el profesor!

Comencé a acariciarle, y él me preguntó si podía mantener relaciones conmigo, puesto que mis tetas le estaban haciendo crecer ese bicharraco que tenía en la entrepierna. Le comenté, que no había problema, tan solo debía de contratar un servicio extra (obviamente aceptó).

cientídico-sexy

Lo dicho, yo comencé a tocarle y a masajearle por todos los lados, y mi deseo por ser penetrada y follada por este espécimen crecían en mí ¡Dios que cachonda me estaba poniendo!

Nos fuimos para el tatami, y allí comenzamos a acariciarnos mutuamente, el comenzó a bajar su mano y me acarició hasta hundir sus dedos en mi vagina, y sí, me hizo gemir como una loca.

Comenzamos a ponernos más calientes, y allí mismo me penetró y me hizo suya. Jon comenzó a decirme, guarradas, muchas y la verdad que me gustaba demasiado que el científico este me hiciera gozarlo, más de lo que me imaginaba.

Salió de mi cuando estaba a punto de correrme y me comió, lamió y succionó todo mis fluido que salían de mi cuerpo, y él encantado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *